Bones Brigade: An Autobiography

Parece que solo vuelvo al blog cuando veo documentales de monopatines. He desistido de llevar esto al día, pero de vez en cuando hay películas que me traen de nuevo. Películas como Bones Brigade me llevan a zappear por la red buscando fotos, artículos, vídeos, textos... Tienes ganas de hablar con alguien, hacerles partícipes de tu locura. Pero un documental sobre el skate en los 80 no es algo con lo que pueda hablar con mi mujer, mi hermana o mis amigos (sean o no cinéfilos). Y como no tengo un podcast, vuelvo a mi viejo blog.

I - La casualidad


En mi rutina habitual de crear listas de deseos en Icefilms (me paso horas haciendo eso), me encontré con el documental Bones Brigade: An Autobiography. No sabía que eso existiera, pero la portada me trasladó 20 años atrás en el tiempo.

Ese esqueleto ochentil es el logo de Powell-Peralta. Yo tuve un monopatín de esos, con los esqueletos en la parte de atrás. La misma empresa comercializaba unos vídeos de skate que corrían por mi barrio de mano en mano. Eran horribles. Tenían escenas en monopatín espectaculares, protagonizadas por el equipo Bones Brigade del título, pero luego se dedicaban a mostrar a los protagonistas tumbados en el sofá, disfrazándose o haciendo el idiota. Molaban pero no molaban. En esa época, nos flipaban películas como Trashin y Al filo del abismo. Ojeábamos revistas como Trasher y nos sonaban nombres de patinadores: Tommy Guerrero, Tony Alva, Natas Kaupas (Natascalpas decíamos)... Ese era nuestro pasatiempo. Por entonces no teníamos ni Internet ni nada. Nos aferrábamos a esa (poca) información, a la charla llena de datos equivocados y a nuestras tristes habilidades con el monopatín.

LA VIDA SECRETA DE WALTER MITTY. Horror cinéfilo



Entre los tópicos más gastados sobre el cine está ese de "la odiarás o la amarás". Suele usarse con películas difíciles de entender por el público más amplio, producciones independientes donde "no pasa nada", pelis "para críticos"... ya sabéis.

Pues La vida secreta de Walter Mitty, el último trabajo de Ben Stiller como actor y director, es una de esas películas para amar o odiar. A medida que la veía, no podía dejar de imaginar entre mis amigos dos grupos: los que a la mitad se largan después de tanta vergüenza ajena y los que están enamorados y dicen que es una de sus películas favoritas. En ese terreno nos movemos.

Esto es ideal para todos aquellos a quien (realmente) no les gusta el cine. Que se contenta con "historias bonitas", que se deja llevar por las buenas intenciones y que, sinceramente, les trae sin cuidado cualquier tipo de calidad técnica o de lógica narrativa. Esas personas que me dicen: "eres demasiado exigente".

Para todos vosotros, disfrutadla. La vida secreta de Walter Mitty es perfecta. Tiene unos paisajes espectaculares, humor, drama, comedia y es tan edificante y motivadora como un libro de autoayuda. E igual de insustancial.


Para los demás, ni os acerquéis. Toda la película bordea el ridículo desde el minuto cinco (la llegada del tren). Es totalmente inverosímil, lo cual no sería un problema si REALMENTE fuera una comedia. Pero desde el principio deja claro su tono de dramedia. Es divertida en algunas ocasiones, pero su objetivo primero es que te emociones. Y ahí es donde todo hace aguas. Cualquier divagación y salto de realidad es intolerable. El chiste a costa de Benjamin Button es sonrojante. Si se supone que vas en serio, esto no te ayuda. Lo entendería dentro de Tropic Thunder, pero aquí no pega ni con cola.

No le hace ningún bien a esta película que la comparen con Forrest Gump en la promoción. Sinceramente, Forrest Gump es una gran película que, por algún motivo que desconozco, odiáis. A mi me gusta. Tiene ritmo, es divertida, está bien narrada e interpretada. Walter Mitty, no.

Las idas y venidas del protagonista son tan gratuitas como increíbles. Un sinfín de tópicos y absurdos encadenados, uno detrás de otro. Lo peor, es que aunque tenga ese aire fantástico, esa imaginación del protagonista que lo aleja de la realidad, es totalmente previsible. Soy fan de Kristen Wiig y compro el momento Space Oddity, pero ni así.



"Se deja ver". "Para pasar el rato". Sabes lo que vas a ver". Son las réplicas que recibo cuando me cargo estas películas. Sinceramente, el cine debería ser algo más que esto. Sí, se deja ver. La acabé de ver. Pero si la hubiera dejado a la mitad... tampoco hubiera pasado nada.


Lo mejor: me gusta Kristen Wiig, no puedo evitarlo.
Lo peor: la previsible trama sobre la foto de portada.

¡Roxy! (AKA Scott Pilgrim Obsession)

Me vuelve loco Scott Pilgrim. La película. El cómic no lo he leído. Me parece una película sensacional. Divertida, ocurrente, con un ritmo espectacular y que traslada el mundo del videojuego y del comic al cine como nunca se ha hecho. Al no leer el comic no se hasta que punto es fiel o incorpora cosas que no estaban en la materia base. Pero me apasiona. Edgar Wright es un genio loco que desborda la comedia en cada película. En este caso bajo una comedia romántica adolescente.

Bueno, el otro día la volví a ver. Y me acordé de su banda sonora. Que es una locura. La película, a pesar de tener algún momento agridulce, es una comedia amable, muy divertida y paródica. Pero la banda sonora, descontextualizada, es brutal. Hay momentos muy soft, muy emotivos y románticos, hay acción, hay ritmo... y está Roxy. En la película es el combate con la chica rubia de ojos pintados. ¿No habéis visto la película? No os cuento más. Pero desde la primera vez que la oí la puse en mi lista de Tech en Grooveshark. Y ahí sigue.

Bien, escuchad esto. Creo que nunca he oído nada tan demencial: O por lo menos no dentro de una película tan amable y divertida.




MONOPATÍN: Vallecas & Sancheski Boys

Cuando leí en El País un artículo sobre la existencia de Monopatín, un documental sobre el mundo del Skate en España, no me lo podía creer. Yo de pequeño tuve un monopatín. Como todos. Y después tuve un skate. Como un pro... aunque nunca fui capaz de hacer nada con él. Pero siempre he sido un enamorado de esa cultura: el skate, el surf, sus revistas, sus documentales... un mundo mítico made in California y que parecía que no tuviera representación aquí. Días después vi que emitían el documental en Canal+ y fui a por mi-amigo-con-canal-plus para que me prestara un pase de Yomvi. Aún lo podéis ver en línea. 

Todo el mundillo del que hablo, está aglutinado en esa obra maestra que es Dogtown & Z-Boys, donde Stacey Peralta analizaba los orígenes del skate en California y la figura de los Z-Boys (él fue uno de ellos). Más tarde escribió el guión de Los amos de Dogtwon, dirigida por Catherine Hardwicke y donde aparecen Emile Hirsch y Heath Ledger entre otros. La misma historia pero en formato no-documental. Más simplón, aunque sigue siendo droga de la buena.


Si el de Dogtown es el relato épico de unos pioneros que luego se vieron eclipsados por su propio éxito (drogas y otras miserias), Monopatín es la historia de una lucha. La que perdieron unos locos que pedían respeto social, deportivo y económico para el monopatín. También hay (se intuyen) dramas personales, pero en general es un proyecto con un objetivo histórico. Sienta las bases de algo sobre lo que, espero, se seguirá construyendo.


Ya desde el minuto cero nos damos cuenta que Spain is different: Los primeros que se pusieron a construir tablas tenían un plano técnico pero no sabían qué era. Aquí no existía nada parecido y por eso llamaron a ese juguete... Monopatín. Unas pocas empresas (Sancheski principalmente) intentaron mover el producto en exhibiciones y saraos varios. Ellos mismos tuvieron que crear sus propias rampas y parques, pues nadie estaba dispuesto a gastarse un duro. Se fletaron autobuses y furgonetas cargadas de chavales que iban de una punta a otra del país para hacer sus demostraciones. 


De hecho, como se explica, sí hubo un pequeño star system de skaters. Cuando marcas como Pepsi se encargaron de promocionar algunos eventos, en los anuncios aparecían monopatines... pero luego dejaron de invertir dinero y muchos de esos jóvenes dejaron la tabla. Algunos han reivindicado hasta hoy su importancia, han abierto tiendas (que hoy se vuelven a llenar gracias a los longboards), han editado revistas... pero otros se dedican a cosas que nada tienen que ver. En algunos casos, esa fugaz fama les permitió salir de barrios conflictivos y alejarse de elementos mucho más peligrosos que una caída desde una rampa. 


Toda esta historia se analiza en Monopatín de forma literal y metafórica a través de tres skateparks. Tres ejemplos de distintas épocas e intereses. El Skatepark de Arenys fue enterrado después de que fuera imposible convertirlo en un negocio. En el lugar donde se hallaba El Sindi de Madrid (que fue construido A MANO por los chavales) hoy hay dos pistas de Pádel. Gran metáfora de este país. La Kantera, en Getxo, construido con dinero público, sirve de ejemplo de cómo las cosas bien hechas tienen su recompensa en varias generaciones.


El documental se deja la piel rescatando y presentando material de archivo. Vemos buenas fotos de la época, trabajadas y montadas para darle cuerpo a la película y, a medida que avanzaban los años, algunos vídeos. Pero precisamente por la falta de cultura skater en nuestro país, el material audiovisual no abunda. Lo que convierte Monopatín en un documental sobre gente hablando. Hablando de monopatines, lo cual es maravilloso.

Como coletilla, os dejo un enlace a Diggin de Nike SB. Un proyecto del 2012 en el que se desenterró el skatepark de Arenys. Un trabajo de arqueología Skate muy recomendable.


NOTAS SOBRE 'PEAKY BLINDERS'


Voy a hablar (sin spoilers) sobre Peaky Blinders, una série que la BBC Two emitió durante el mes de octubre y de la qual ya se ha anunciado una segunda temporada. Ambientada en Birmingham en 1919, la serie nos presenta una banda criminal que existió realmente entre el S.XIX y principios del XX. Los Peaky Blinders se apodaban así por por coser cuchillas en sus gorras para usarlas como armas. Quizás no fuera suficiente para matar a un hombre pero sí para... cegarlo.

Acompañamos al líder de esta organización, Tommy Shelby (Cilian Murphy), y al resto de su familia. Cuando cae en sus manos un alijo de armas ven la oportunidad de negociar con ellas, dejar a un lado los delitos de poca monta y convertirse en ciudadanos respetables. Evidentemente, para conseguirlo, Tommy se comportará como cualquier otro capo: en nombre de la familia mueve todas las fichas a su favor, usa a los demás, miente, roba, mata... y lo que haga falta. Al otro lado de la ley tenemos al Inspector de policía Campbell (Sam Neill), que acaba de llegar de Irlanda para poner orden en la ciudad y para conseguir las armas robadas.

Para no irme por las ramas, voy a hacer un listado sobre lo que me parece la serie. No pros y contras, pero sí detalles que os pueden animar a verla o aparcarla:

1 - No es Boardwalk Empire: el tema, la época y el tratamiento pueden parecerse. Pero Peaky Blinders es mucho más concreta y cerrada. Un solo arco narrativo con una línea muy marcada de por donde van los tiros.

2 - Ambientación realista. La recreación del período de posguerra es casi físico. El vestuario y maquillaje, los decorados (tanto los reales como los generados por ordenador), los vehículos... dan la talla y nada parece fuera de lugar.


3. Interpretaciones asombrosas. Cilian Murphy, tiene cara de niño pero en la serie es un cabrón con pintas. Él y Sam Neill son los que tienen mayor peso, pero el resto de personajes están muy bien dibujados. En cada capítulo hay un momento, una escena, para que alguno de ellos se luzca.

4. Es un drama. No es una serie de acción, ni un thriller policíaco. Hay un trasfondo político, pero lo que importa son los personajes y sus relaciones.

5. Es lenta. Aunque no aburrida en mi opinión, pero eso depende de cada uno. También decís queMad Men es aburrida y es mi serie favorita. Pero es verdad que tiene un ritmo pausado y que cada capítulo dura 60 minutos. No es para verla de refilón ni para tragarse tres capítulos seguidos.

6. Obsesión por el detalle. Primeros planos de rostros, manos, armas, pies, vehículos. Hay poco espectáculo y mucha introspección.

7. Los no-títulos de crédito me parecen sensacionales. No hay careta de entrada y la banda sonora y los títulos aparecen encima de la escena. Diferente en cada capítulo, por supuesto.

8. La estética lo es todo. O casi. Hace una apuesta por convertirse en un producto diferente y con personalidad. Y lo consigue aunque se la pueda acusar de efectista en muchas ocasiones.

9. Banda sonora actual. No por ser de época es un producto antiguo sino que juega de forma evidente a ser Moderna. La música es el principal elemento que llama la atención, con canciones de The White Stripes, Nick Cave and The Bad Seeds, Tom Waits...

10. Es corta. Como buena serie británica dura solo 6 capítulos. Ideal para amarla o abandonarla rápido.

Y esto es todo. Ahora a esperar la segunda temporada. Encontrareis MUCHA MÁS información en su web oficial.

CRÓNICA DE IN-EDIT BEEFEATER 2013



El Festival In-Edit Beefeater cerró su edición número 11 con 30.000 espectadores que entre el 24 de octubre y el 3 de noviembre pudieron ver hasta 49 películas con un tema común: La música. Se trata principalmente de documentales: biográficos, sobre discográficas o que repasan la escena musical de un país. También encontramos conciertos y rarezas que acaban conformando una oferta única para los aficionados a la música y el cine. 

En esta edición, además, el Festival ha programado sesiones en salas de Madrid, Bilbao y Pamplona. Esto, y la posibilidad de acceder a un buen numero de películas a través del In-edit TV, hace que el In-Edit sea un Festival cada vez más accesible e interesante.

En esta crónica repasaré las once películas que he podido visionar en estos días. Hay notables ausencias. No pude ver 20 Feet from Stardom ni una de las ganadoras, The Punk Singer. Pero lo que me duele en el alma es haberme perdido Narco cultura. Espero poderlas recuperar. Pero vamos al grano, que queda mucho por explicar:

Volver

Estoy pensando en volver. Cualquier día os encontraréis una entrada nueva después de... ¿meses? ¿años? Hace tiempo que intento encontrar un hueco para escribir en el blog. Pero la combinación de trabajo + vida familiar + otras cosas... no me deja respirar.

No es excusa ni garantía de nada. En otras ocasiones he dicho que YA ESTOY AQUÍ DE NUEVO o HE VUELTO y luego la cosa se ha resumido en dos entradas cutres.

Pero si hay alguien ahí, grácias por la paciencia y el seguimiento. Espero volver a decir algo pronto y que sea de interés.

Hasta ahora.

'All Good Things'. Cosas no tan buenas

Esto me pasa por probar cosas. La película tenía mala pinta, la sinopsis más... pero me atreví por ver a Rian Goslin en (pensaba) una nueva gran interpretación. Al final lo que salva la película es el actor y Kristen Dunst (siempre encantadora). Frank Langella... normalillo.

La película adapta un caso real de desaparición y está narrada a través de flashbacks y la narración superpuesta del personaje de Goslin. Uno de los aciertos es como las imagenes muestran todo lo contrario a lo que él explica. La cosa arranca más o menos bien, en algunos momentos destila auténtica tensión, pero el último tercio es desastroso. Una serie de giros extraños que recuerdan a Psicosis y que quieren rememorar la gran Zodiac acaban dejando al espectador cansado de tonterías. La resolución final es absurda y llegados a ese punto uno solo tiene ganas que la cosa acabe.

Estrellas y aires de grandeza para una película que solo es una TV movie camuflada de gran drama. Los escenarios históricos (la película narra los hechos entre los 60 y el 2004) son extractos de Taxi Driver Midnight Cowboy entre otras. El resto, escenas de salón, mucho plano medio y plano corto para ocultar lo modesto del   asunto.

El director habrá visto Zodiac, El intercambio o Boogie Nights. Pero el resultado está a años luz.

Lo mejor: algunas escenas realmente terroríficas
Lo peor: la historia. Absurda y totalmente irreal.

Dos Putus Cracks

De la meva fugaç estada a Sitges només he tret una foto-de-famoso. Com que no tenia gaires dies ni compromisos laborals em vaig dedicar en cos i ànima a veure pel·lícules i no vaig fer entrevistes ni res. Un dia, mentre feia cua per veure Machete maidens unleashed, vaig caçar aquest parell que venien a presentar la sessió. 

El paio gros amb barba és Sid Haig, un actor recordat entre els fans del gènere perquè als anys 70 va fer un pilot de pel·lícules de sèrie B. Últimament Rob Zombie l'ha recuperat per fer Los renegados del diablo, Halloween i coses així. L'altre és Roger Corman, el padrí de la sèrie B. Sempre s'ha dedicat a fer coses barates i el seu punt àlgid va ser durant l'època dels autocines quan el cinema barat era MOLT rendible. Això va ser fins que Spielberg i Lucas van fer Tiburón i Star Wars que van convertir les mateixes històries de Sèrie B en cinema de grans pressupostos i controlades per les majors (i això no ha canviat gens en 30 anys). 

La gran aportació de Corman al fantàstic va ser com a director i sobretot com a productor, donant diners, pel·lícula i material a joves directors en un moment en què si volies fer cine, els grans estudis no et feien cap cas. En el temps s'han convertit en grans figures: Martin Scorsese, George Lucas, Francis Ford Coppola, James Cameron... i també actors com Jack Nicholson, Dennis Hopper i Robert de Niro provenen de l'escola Corman. Ja no dirigeix però encara va produint coses. Aquest mateix any, Sharktopus, una monster-movie per televisió que és autèntic despropòsit però que va ser tot un èxit als Estats Units. Durant la seva emissió va superar sèries de molta audiència com Dexter i Mad Men.

El Decepcionante Imaginario del Dr. Parnassus

Para qué nos vamos a engañar, soy fan de Terry Gilliam y eso condiciona a la hora de ver sus películas. Dejando a un lado La Bestia del Reino y siendo (muy) benevolente con Los Hermanos Grimm puedo decir que me gustan todas sus peliculas. Por eso el El Imaginario del Dr. Parnassus me ha parecido de lo más decepcionante.

No me vale la excusa de que Heath Ledger ha muerto y, "claro, había que acabar la película de alguna manera". Ni que digan que la jugada de Gilliam es "maestra" porqué contrató a los colegas actores del actor para que acabaran su papel y le dieron el dinero a su hija o que la película está firmada como de "Heath Ledger and Friends"... ¡Nada!

Valorando la película al margen de todo este ruido, me doy cuenta que se pierde por un montón de divagaciones, las estrellas sustitutas sobreactúan que es un gusto y toda la imagineria visual resulta ridícula por culpa del exceso de CGI. El guión languidece sin ningún momento especialmente relevante que sacuda un poco al espectador.

Las comparaciones son odiosas, pero comparémos. En todas las películas de Terry GIlliam, por muy disparatadas, inconexas, excesivas o gratuitas que sean, subyace un poso melancólico y emotivo. Principalmente se trata de una reivindicación de la libertad individual más allá de las convenciones sociales o culturales. Los persojanes del director son marginados sociales, seres alienados o dementes con una particular visión del mundo. Al final nos damos cuenta de que el loco es, quizás, la persona más sensata y el espectador acaba empatizando con ellos. Eso es, por encima lo que sucede en El rey pescador, Tideland, 12 Monos, Brazil...

En El Imaginario parece que Gilliam haya sido consumido por su propia etiqueta. Ninguna de las subtramas acaba de funcionar. No emocionan ni divierten ni resultan terroríficas. Sinceramente, me trae sin cuidado el pacto entre Parnassus (Christopher Plummer) y el diablo (Tom Waits). Y lo que más me desconcierta es la buena acogida que ha tenido por parte de la crítica. Algo no acaba de funcionar si apalean Tideland pero defienden este trabajo tan superficial. Cómo decía Bukowski hablando de Van Gogh: "os gusta por motivos equivocados". No están valorando la película sinó las condiciones en que se ha llevado a cabo. Para algunos habrá suficiente con eso, pero dentro de 10 años nadie se acordará de eso y lo que quedará es una película mediocre. El tercer pero en la carrera de un director que casi siempre resulta estimulante.


Lo Mejor: yo que sé, ¿Christopher Plummer?

Lo Peor: el exceso de efectos generados por ordenador.

Clic para ver el Trailer

Últimos Posts